Viernes, 27 de Noviembre del 2020

Nada. No hubo suerte. Los tres arqueros del tecor de Cambre que el martes por la noche se apostaron encima de los árboles para cazar jabalíes se volvieron a casa con las flechas limpias. Hubo un avistamiento, como confirmaron desde la Consellería de Medio Ambiente, pero ninguna pieza caída.

El objetivo de esta primera batida autorizada por la Xunta era controlar la población de jabalíes en el entorno de O Temple, una localidad del municipio coruñés de Cambre donde hace menos de un mes se pudieron ver ocho jabalíes paseando, en fila india, por el núcleo urbano. El vídeo grabado por la Policía Local de Cambre y el primer teniente de alcalde de Culleredo, municipio vecino, se convirtió en viral en las redes sociales. Pero la anécdota, según aclararon los agentes que siguieron a los jabalíes (era una hembra con su camada), pudo haber terminado en tragedia, ya que se trata de animales salvajes y con colmillos letales, además del peligro que suponen para el tráfico de vehículos.

Los arqueros, tras pasar la noche en vela, explicaron que a primera hora un jabalí se acercó a la zona donde suelen bañarse. «Viña cara a min. Pero xusto nese momento unha veciña comezou tocar o claxon e fuxiu». La mujer se quejaba de que los coches de los cazadores no le dejaban dar la vuelta al salir de su casa. «E non volvemos ver ningún en toda a noite», explica Toni Castro. Eso sí, después de las cuatro de la mañana, hora a la que debía terminar la batida, los jabalíes se dieron una vuelta por esa zona. «Pola mañá vimos alí as súas pegadas». La luna llena también hizo difícil la caza: «A visibilidade era boa, pero mellor se non hai lúa porque os animais deambulan máis tranquilos», explica Castro.

A pesar de las protestas de grupos animalistas por esta batida, los arqueros volvieron esta noche a intentar dar caza a cuatro jabalíes.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

2010 Asociación Gallega de Guardas Particulares de Campo - Email: contacto@guarderiogalego.es
Diseñado por Ritech