Domingo, 24 de Enero del 2021

Los vigilantes aparcaron el coche en la playa de A Retorta para comprobar si había furtivos en el arenal.

 Poco antes de las 22.30 horas, en la playa de A Retorta, en Cabo de Cruz, Boiro, un coche de la cofradía sufrió un extraño percance mientras los guardapescas, contratados por el pósito para hacer frente a los furtivos organizados y violentos que actúan en sus concesiones, recorrían el arenal. Fue entonces cuando sonó una gran explosión y vieron como las llamas calcinaban la parte trasera de su todoterreno.

Los primeros en llegar fueron agentes de la Policía Local, que intentaron, sin éxito apagar las llamas con un extintor. Los bomberos del parque de Boiro, que llegaron poco después, lo solventaron en cuestión de minutos. En lo que coincidían los profesionales que participaron en el operativo es que la explosión no parecía accidental, lo que supondría un nuevo episodio de violencia en esta península del litoral barbanzano. Tan solo hay que recordar los últimos actos violentos y sabotajes, además de agresiones a mariscadores incluidos, para ser consciente del clima de tensión que lleva demasiado tiempo arraigado en esta zona. El hecho de que el sistema de vigilancia que implantó los nuevos responsables de la cofradía, aumentando el personal, los horarios y cambiando de estrategia para desorientar a los furtivos, también ha servido para tensar la cuerda con estos grupos organizados. 

El todoterreno fue retirado en grúa poco antes de la medianoche. Al arenal de A Retorta se desplazaron también agentes de la Guardia Civil del puesto de Boiro para recoger testimonios e iniciar la investigación

El pósito de Cabo vincula el atentado de su coche a los clanes organizados

El ataque aviva la tensión con los furtivos en los arenales boirenses

 

Los numerosos sabotajes que sufren trabajadores y vigilantes de la Cofradía de Cabo de Cruz a lo largo del año se quedan en simple anécdota si se comparan con el ataque que sufrió el lunes por la noche un todoterreno de la entidad marinera, objeto de una fuerte explosión que provocó un incendio que destrozó el maletero del vehículo.

Por ahora, la Guardia Civil se muestra prudente al valorar lo ocurrido y opta por esperar a conocer las conclusiones de un equipo especializado en incendios -está previsto que se desplace hoy o mañana a Boiro- que analizará el vehículo para determinar qué fue lo que originó la detonación y las llamas. Una de las hipotésis que se manejan es que alguien rociase un líquido inflamable cerca del depósito de gasolina.

Ayer, al cierre de esta edición, un grupo de mariscadoras y guardapescas empezaban la vigilancia nocturna reconociendo que la tensión con los furtivos está en su nivel máximo a consecuencia del incidente.

Los dirigentes de la cofradía crucense son menos prudentes que la Guardia Civil. Aunque evitan dar nombres, no dudan en señalar a dos grupos de furtivos muy conocidos que actúan de forma organizada en los arenales boirenses y son extremadamente violentos. De hecho, el domingo, un día antes del atentado contra el coche del pósito, los guardapescas sufrieron un nuevo sabotaje. Ocurrió en el garaje donde se aparcan los vehículos de la cofradía. La cerradura estaba inutilizada por la gran cantidad de cola industrial que sellaba el agujero para introducir la llave.

Decomiso

Aunque con retraso, la vigilancia nocturna del domingo se realizó igualmente, ya que la puerta del garaje pudo abrirse. La niebla apenas dejaba ver nada en el litoral boirense, pero los guardapescas ahuyentaron a un grupo de furtivos que actuaba en la playa de A Retorta, la misma en la que ardió el todoterreno 24 horas después. Estos individuos, al sentir a los vigilantes, escaparon por el monte y dejaron atrás un completo equipo de rastros para extraer marisco, que fue requisado.

Sospechosos identificados

En la cofradía crucense no dudan en asegurar que lo ocurrido en el citado coche es una consecuencia de la presión que están ejerciendo para echar a los ilegales de los bancos marisqueros. También les resulta extraño que uno de estos grupos organizados y violentos se presentase en el lugar donde explotó el maletero del vehículo pocos minutos después de iniciarse el incendio. De hecho, la Guardia Civil y la Policía Local identificaron a estos individuos, que en muchos casos cuentan con antecedentes por agresiones y otros delitos.

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, que ayer visitó Noia, no dudó en calificar la explosión en el todoterreno como «un acto terrorista», traspasando ya los límites del acto vandálico, y espera que las fuerzas del orden den con los autores lo antes posible.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

2010 Asociación Gallega de Guardas Particulares de Campo - Email: contacto@guarderiogalego.es
Diseñado por Ritech