Domingo, 24 de Enero del 2021

Cofradías, profesionales y fuerzas de seguridad se reunieron en Muxía.

jpg

Cofradías, concellos, Xunta y fuerzas de seguridad de los diferentes ámbitos relacionadas con el marisqueo y la protección de los recursos se reunieron ayer en Muxía en un encuentro inaudito para hablar sobre furtivismo, de manera más o menos abierta y desde los diferentes ámbitos.

Los profesionales, convocados por la Federación Galega de Confrarías y la Secretaría Xeral do Mar, dentro del Plan de Acción do Marisqueo, que divide la costa en nueve áreas y en tres ámbitos de actuación, para llegar a conclusiones conjuntas, expusieron la situación particular de sus respectivas cofradías.

Los representantes de la Xunta, Gardacostas, Guardia Civil, agentes de la Policía Local y vigilantes, que colaboran todos ellos en el combate del furtivismo también pusieron ejemplos muy concretos para destacar que el problema no viene solo de los de fuera, sino de los propios profesionales. Así, destacaron que si cuatro furtivos propiamente dichos roban cinco kilos de percebe -fue el marisco que prácticamente monopolizó las conversaciones- cada uno, son 20 kilos, pero si cada miembro de una agrupación de 80 mariscadores se pasa en un kilo del tope son 80 kilos en un solo día.

En general, todos vieron el encuentro como positivo, porque como dijo el patrón mayor de Fisterra, Manuel Martínez, «cada un puido dar a súa opinión libremente», aunque las situaciones, al menos las reconocidas en público, son muy diferentes entre unos lugares y otros.

Así, el patrón mayor de Camelle, Xosé Xoán Bermúdez, aunque sin ánimo de presumir como recalcó, asegura que ellos están «moito mellor que hai 10 anos» porque las bandas organizadas que había «fóronse desmantelando» y los propios profesionales acompañan a los guardapescas, a los que acaban de comprarles un vehículo nuevo, para llevar un control lo más exhaustivo posible.

Por contra, su homóloga cormelana, Mari Carmen Suárez, se mostró más pesimista «porque hai furtivismo interior e exterior, coma o porto da Coruña» y, a su juicio, la explicación está muy clara: «Existe porque hai quen compra e porque hai quen coma». De ahí que no le vea una fácil solución a un problema que para ellos es grave.

En otros lugares, como Fisterra, según explicó su teniente de alcalde, Xan Carlos Sar, uno de los problemas fundamentales es la falta de medios, porque las agrupaciones carecen de vigilantes y el Concello, con tres policías locales, poco puede colaborar, «sobre todo no verán que estamos saturados cun montón de cousas». Una colaboración que sí funciona con más fluidez en Muxía o Laxe, que también estuvieron representadas en la reunión por sus agentes.

En definitiva, aunque como un primer paso del que tampoco salieron compromisos, los asistentes valoraron este tipo de acciones.

El recelo a la hora de denunciar compañeros sigue más que vigente

Una de las cuestiones que más dieron que hablar fue la interposición de denuncias particulares. Por más que el capitán de la Guardia Civil se esforzó en explicar que jamás publican los datos de quien denuncia, que solo los piden para evitar avisos falsos que hacen los furtivos para distraerlos, es un concepto que todavía cuesta entender.

Factores como el compañerismo «porque quen che pode botar unha man nun momento dado é o que está contigo nas pedras», como explicó una profesional, o la cercanía siguen pesando más que el deber de colaborar para evitar que se esquilmen los bancos.

Lo explicaba muy gráficamente el alcalde de Laxe, José Manuel Mouzo, al término del encuentro: «E que ao fin e ao cabo somos todos veciños». En cualquier caso él es de los que cree que estos encuentros son muy útiles porque permiten poner en común datos para elaborar estrategias, que es lo que pretenden las autoridades, e intercambiar experiencias.

 

Toda la sociedad

Reuniones como las de ayer no solo son necesarias, son imprescindibles. El furtivismo es una de las enfermedades más graves que sufre la pesca y el marisqueo. Aunque no sean conscientes o no quieran saberlo, es uno de los principales peligros para los profesionales. Sin embargo, no solo los que se reunieron en Muxía son decisivos para luchar contra el furtivismo. Es toda la sociedad la que debe hacerlo. La clave está en el consumo responsable.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

2010 Asociación Gallega de Guardas Particulares de Campo - Email: contacto@guarderiogalego.es
Diseñado por Ritech